C��mo llegar a Corferias
Feria del libro de Bogot��

Fernando Vallejo y la supuesta farsa de la física teórica

Se trata de un texto en el que socava las bases de dicha ciencia y cuestiona a varias de sus figuras más prominentes, como Newton o Einstein, y también a instituciones científicas. En charla con William Ospina, el escritor defendió su obra de quienes la han criticado por considerarla ligera y sin fundamentos.

La obra de Vallejo está pensada para causar ampolla. En esta ocasión, su blanco son los teóricos. “Vivimos en el mundo de los impostores de la física. La filosofía antes era metafísica y ontología y estas no resolvieron ninguna pregunta, solo quedaron las burlas de los sofistas”, considera el escritor antioqueño para referirse a las teorías que han fundado la física, a la que calificó como “una pseudociencia”. “Nunca entenderemos lo que es la luz o la gravedad. Hemos creado la bomba atómica: vamos a abandonar el mundo antes de entenderlo”, agregó con ironía.

A este pensamiento se suscribe William Ospina, quien dijo que “el que quiere entender es un poeta, como decía Chesterton. El poeta quiere poner la cabeza en el firmamento mientras el académico quiere poner el firmamento en la cabeza”.

Si algo ha distinguido la obra del antioqueño es la falta de reconocimiento a la autoridad, y Las bolas de Cavendish no es la excepción. “Usar el lenguaje con libertad es peligroso cuando muchas veces son los corruptos los que dictan la ley”, agregó Ospina.

Pero es necesario entender que Las bolas de Cavendish es, sobre todo, un libro sobre el lenguaje, sobre la imposibilidad de este para explicar el mundo. “El astuto profesor finge ser un investigador, pero es un manipulador. Escribe para poner a prueba el lenguaje. La ciencia y la literatura viven la misma agonía, atrapar la realidad en el lenguaje, pero la realidad es continua y el lenguaje estático”, apuntó Vallejo.

El autor también aprovechó para autoproclamarse “fundador de la ciencia de la imposturologia” que, según él, se dedica a desenmascarar impostores. Añadió que es ciencia necesaria, pues “el hombre nació para mentir y reproducir las mentiras, y hay dos formas de reproducir las mentiras, con palabras o ecuaciones”.

Por último, Vallejo aprovechó para lanzar sus habituales dardos a la religión mientras hizo un llamado a la protección de los animales, haciendo referencia a los sacrificios consagrados por los libros religiosos.

"Yo celebro la memoria porque es el único espejo que nos queda."

Paul Brito

#FILBo2018