ENG

Noticias

Mañana, último día de la Feria Internacional del Libro de Bogotá

Luego de abrir sus puertas el 24 de abril, la FILBo 2019 llega a su fin mañana lunes 6 de mayo. A las 4:00 p.m. habrá un homenaje a la vida y obra del maestro del vallenato Rafael Escalona; y a las 6:00 p.m. se realizará el concierto ‘Canta, Bogotá Canta’ con 60 coristas de colegios oficiales de la ciudad para despedir la Feria. 

Beber de la fuente de la experiencia para crear un mundo 

¿Qué hace el narrador con la realidad? ¿La deforma hasta el punto hacerla irreconocible en sus textos? ¿O, por el contrario, la copia tal como es? Sobre esta cuestión conversaron los escritores Alejandra Costamagna (El sistema del tacto) y Orlando (La fiesta en el cañaveral), con la moderación de la autora colombiana Pilar Quintana (La perra).

Para Echeverri, lo importante es sublimar la experiencia diaria, torcerla y convertirla en algo más. “Yo escribo por la necesidad de romper la rutina. Yo narro imágenes sublimadas de las cosas que me han pasado, porque la literatura ha sido una forma de salvación frente a este sistema estupidizante que te impone el capitalismo”, expresó. Por su parte, Costamagna compartió que para ella la labor del escritor es un proceso de recolección entre lo real y lo ficticio, un híbrido que se consigue mediante  “un proceso de construcción y articulación. Así yo use un Yo muy explícito en mis libros, siempre hay un proceso mediante el cual trato la realidad. Al final, no sé dónde empieza la ficción y termina lo que he vivido”.

Además, Orlando Echeverri compartió con los asistentes un poco de su proceso creativo: “la vida normalmente es aburrida, una mierda en la que no pasa nada. Pero un día vas en el subte y ves a alguien que te despierta una chispa y te imaginas lo que puede pasar con esa persona. Muchos de mis relatos son, justamente, pensar sobre lo que pudo haber sucedido. Qué habría pasado si yo hubiera tomado la decisión A o B o C”. Luego, Alejandra Costamagna habló de por qué escribe y lo resumió en que su vocación proviene del deseo de ser otras personas: “escribo para intentar comprender lo que nos rodea. A partir de la literatura creo mundos que, a su vez, habitan a este y que lo superan. Es un poco jugar a convertirse en dioses”.

 La poesía como aguijón de su época 

El título de esta charla define el sentimiento colectivo de una nación reprimida por una dictadura militar. Este fue el caso de Chile donde la poeta Elvira Hernández a su manera, desde la clandestinidad y en clave, alzó su voz con un poema que movilizó a la sociedad de su país en contra del régimen.

Hernández no fue ajena a la represión: “en una requisa normal del Chile con dictadura militar, me encontraron el poema titulado La mujer metralleta, que nada tenía que ver con la persona que buscaban. Estuve detenida un par de días en una guarnición militar y por el equívoco fui liberada. En prisión no piensas en escribir sólo luchas por salvar tu vida”.

Para la autora, la poesía es hoy un bálsamo en contra de la barbarie y la represión. Una forma de resistir que, junto a marchas y reflexiones, da una oportunidad a las sociedades para alzar la voz. “Somos hijos de nuestro tiempo y vamos en contra de él. Esa es la punta de la nariz de lo que escribimos”, afirmó. 

Canciones desde la cuadra 

“Se está cumpliendo mi sueño de ser un rockstar”, así dio inicio al conversatorio-concierto Gilmer Mesa, autor de la novela La cuadra. Junto a él, como acompañamiento musical, estuvo la banda LadoSur. El encuentro entre música y literatura fue un homenaje a la emisora radial Latina Stéreo, la cual atraviesa la narración de Mesa y a sus personajes: sicarios del barrio Aranjuez de Medellín a inicios de los años noventa.

“El mundo nos lo han vendido como algo grande. Pero las historias que a mí me interesan son chiquititas, de la gente que uno quiere”, dijo el escritor antioqueño. Sobre esas pequeñas historias versó la conversación. Y, por supuesto, la salsa que para Mesa es su gran pasión en la vida: “con el tiempo me hice muy rockero, muy tanguero. Pero yo fui criado con la salsa. La salsa ha sido la banda sonora de mi vida. Por eso, yo me levantaba con salsa, almorzaba salsa y me acostaba con ella”.

La agrupación LadoSur, por su parte, interpretó canciones como Te están buscando, Herido, Señora muerte y El boxeador. Temas que hicieron vibrar a los asistentes al conversatorio en el que Gilmer Mesa aseguró: “yo no puedo imaginar mi vida sin escuchar a Rubén Blades. En su obra está definido gran parte de quien soy. Él es el intelectual vivo más grande que tiene Latinoamérica”. 

Narrar la historia de Colombia a los niños 

Como parte de la conmemoración del proceso de consolidación de la República Colombiana, durante la FILBo se realizó un conversatorio sobre cómo se le narra a los niños la historia nacional. Para hablar de este tema, estuvieron las autoras de libros infantiles Pilar Lozano y Beatriz Helena Robledo, con la moderación de la editora Pilar Gutiérrez.

La historia colombiana para niños ha narrado relatos de aventuras, viajes y personajes involucrados con la Independencia nacional. Para lo importante es evitar lo excesivamente teórico para narrar más a profundidad lo humano. De este modo, según Lozano, se atraen a los niños y jóvenes para que lean cosas que de otro modo no lo harían. “Estos libros se pueden adaptar a diferentes formatos como obras de teatro, dramatizaciones o videos escolares”, puntualizó.

Por su parte Beatriz Helena Robledo, escritora y periodista afirmó que para poder realizar la escritura apropiada para un niño es necesario contarlo desde la experiencia misma de la niñez. Como autora de El otro Simón, conto que fue la voz de un niño durante la Independencia lo que le permitió contar la historia nacional de una forma más certera.

Libros para comer: Un camino de migajas, la cocina de Hansel y Gretel

Galia Ospina, ensayista, poeta y crítica literaria, y Zully Pardo, editora independiente, estuvieron conversando sobre uno de los cuentos infantiles más famosos: Hansel y Gretel, la historia de dos hermanos cuyo destino está marcado por el hambre, la glotonería y los caramelos.

La cocina estuvo a cargo del chef colombiano Leandro Carvajal, quien se inspiró en la tradición alemana para hacer un platillo alegórico a las migajas y hecho con zucchini, pimentón, berenjena, ajo y pollo freído en aceite de oliva; luego, esta preparación se puso dentro de hogaza de pan. “La idea es realizar un platillo con ingredientes fáciles de conseguir y que sirvan para la lonchera de los niños”, dijo Carvajal.

El relato, que fue leído por las invitadas, fue una versión ilustrada de Anthony Browne, ilustrador de libros infantiles.

 

¿En dónde me leo?

"Me leo en el tranvía de inmigrantes, en las fronteras, en el vaivén del spanglish, en las historias a luz de vela de las abuelas".

Ingrid Rojas Estados Unidos

Galería