Cómo llegar a Corferias
Feria del libro de Bogotá

Escribir el deseo

“La puesta en práctica del deseo tiene ciertos placeres que se pueden realizar, pero que tampoco es carencia, tampoco es génesis, sino proceso”, dijo Omar Ardila. “Para mí el deseo es más una obsesión (…) Una vez satisfecho el deseo, ya no hay necesidad”, complementó Dany Salvaterra.
Por su parte, Omar Ardila, afirmó que “precisamente ese tipo de narrativas o de expresiones, de creaciones literarias, lo que han hecho es luchar por evidenciar eso que desde cierta normatividad y desde cierta psicología, se ha tratado de ocultar, de mantener en el secreto… como ese sucio ‘secretito’ del cual no se puede hablar”.

“No es que esa manera de desear sea prohibida, sea dañina o negativa, sino que son universos, procesos culturales que han llevado que ese tipo de situaciones, o de prácticas, se ubiquen de esa manera. Es un acto político de reivindicación de las diferencias el escribir el deseo o el indagar sobre él, buscarlo en las historias y reivindicarlo”, afirmó Omar Ardila.

Finalmente, Luisgé Martín dijo que “el deseo se conecta con nuestra parte animal (…) El erotismo, el convertir ese deseo animal en una forma absolutamente única en todo el reino animal, de apareamiento, de sexualidad, eso sí que conecta con lo humano”.

"Yo celebro los libros de los cinco continentes porque leerlos es la manera pacífica de globalizar las cabezas y los corazones."

Michi Strausfeld

#FILBo2018